martes, 22 de julio de 2008

La bandera de Europa. Origen y significado religiosos


La bandera de Europa. Origen y significado religiosos
HERMINIO OTERO. Religión y Escuela

El 29 de octubre de 2004 tendrá lugar en Roma el acto de ratificación de la Constitución Europea. En clase de Religión podemos tener en cuenta este acontecimiento. Ofrecemos algunas pistas para trabajar con el origen y significado de la bandera europea.

Europa, cada vez más cercana y más nuestra, nos queda a veces todavía demasiado lejos. Pero algunos símbolos van llenando nuestro imaginario: por ejemplo y sobre todo, la bandera azul con sus doce estrellas, cada vez más presente en los edificios públicos, y siempre presente en las matrículas de los coches o en los euros nuestros de cada día...

Lo que quizás desconocemos es que el proyecto europeísta tiene un origen cristiano y que esa bandera tiene su origen en el Nuevo Testamento. Por eso podemos trabajar en la escuela, ya sea en cualquier momento o en alguna fecha significativa: Día de Europa (9 de mayo), Proclamación de la Constitución Europea (29 de octubre).

Recordamos el origen de estos símbolos y nos centramos especialmente en el origen y significado de la bandera. Véanse a continuación algunas pautas para un posible esquema de trabajo.

Esquema de trabajo

La Constitución europea, cuando define sus propios símbolos, confirma solemnemente que la bandera europea es azul, con doce estrellas colocadas en círculo. ¿Cuál es el origen de ese diseño? En diversos cursos se podrá trabajar de manera interdisciplinar (Religión, Ciencias Sociales, Arte, Plástica...) a partir de la bandera. Podemos seguir este proceso:
  1. Motivar. Preguntar, para recordarlo, cómo es la bandera europea.
  2. Observar. Llevar una bandera, o al menos una reproducción, y mostrarla (puede verse en cualquier billete de euro). Ver cómo es, fijarse en los colores, en las estrellas (número, colocación, color...).
  3. Cuestionar. Preguntar si se conoce el origen y significado del diseño de la bandera.
  4. Dar datos parciales. Decir que tiene un origen religioso. ¿Alguien lo conoce?
  5. Acudir a las fuentes. Leer Ap. 12, 1. Ver su significado.
  6. Recordar los datos. Tanto los colores, como los símbolos, como su disposición provienen directamente de la devoción mariana: son un signo explícito de devoción a la Virgen María.
  7. Analizar los símbolos. Color azul, estrellas, número doce...
  8. Recrear. Elaborar, por ejemplo, un decálogo de palabras iluminadoras, o evangélicas o humanitarias... (¿no coincidirán con el Evangelio?). Escribirlas como estrellas que forman una corona.
  9. Criticar y decidir. ¿Hubiera cada uno señalado expresamente en la Constitución europea las raíces cristianas de Europa?
  10. Resumir. ¿Qué conclusiones sacamos de todo lo que ha salido?


SÍMBOLOS DE LA UNIÓN EUROPEA

1. El día de Europa

El 9 de mayo de 1950, Robert Schuman presentó su propuesta para la creación de una Europa organizada como requisito indispensable para el mantenimiento de las relaciones pacíficas. Esta propuesta, conocida como Declaración Schuman, se considera el germen de la creación de la Unión Europea. Por eso el 9 de mayo se convirtió en símbolo europeo (Día de Europa) que, junto con la moneda única (el euro), la bandera y el himno, identifican la identidad política de la Unión Europea.

2. La bandera europea

El Consejo de Europa, creado en 1949 para defender los derechos humanos y promover la cultura europea, fue consciente desde el principio de la necesidad de dar a Europa un símbolo con el que los pueblos europeos pudieran identificarse. El 25 de octubre de 1955, después de muchas discusiones, se eligió por unanimidad un emblema formado por un círculo de doce estrellas doradas sobre fondo azul, que fue adoptada por el Comité de Ministros el 8 de diciembre de ese mismo año.

Posteriormente, el Parlamento Europeo tomó la iniciativa de adoptar una bandera que representara a la Comunidad Europea. En 1979, tras las primeras elecciones del Parlamento por sufragio universal directo, se presentó una propuesta en este sentido. En la resolución adoptada en abril de 1983, el Parlamento recomendó que se utilizara como bandera comunitaria el emblema creado por el Consejo de Europa en 1955, y así fue aceptado en junio de 1985. Todas las instituciones europeas la utilizan desde 1986.

3. El himno de Europa

La melodía del himno de Europa procede de la Novena Sinfonía, compuesta en 1823 por Beethoven. Para el último movimiento de esta sinfonía, Beethoven puso música a la Oda a la alegría, escrita en 1785 por Schiller. El poema expresa la idealista visión de Schiller, visión compartida por Beethoven, del género humano como hermanos.

En 1972, el Consejo de Europa (el mismo organismo que designó la bandera europea) adoptó el tema de la Oda a la alegría de Beethoven como su himno. Se pidió al conocido director Herbert von Karajan que compusiera tres arreglos instrumentales: para piano solo, para instrumentos de viento y para orquesta sinfónica. Sin palabras, en el lenguaje universal de la música, este himno expresa los ideales de libertad, de paz y de solidaridad de Europa.

En 1985 fue adoptado por los jefes de Estado y de Gobierno como himno oficial de la Unión Europea. No pretende reemplazar los himnos nacionales de los Estados miembros sino celebrar los valores que todos ellos comparten y su unidad en la diversidad.

El himno de Europa asocia ese canto a la libertad, a la amistad y a la fe en el hombre a un compromiso político que multiplica sus valores. Su autor, Beethoven, profundamente religioso, cristiano, declaró: Después de Dios, nada hay para mí tan alto como la honra. Y otra vez se le escuchó decir: Nada hay tan sublime como acercarse más que nadie a la Divinidad y derramar desde allí los rayos celestes sobre los humanos.

4. El mercado único y el euro como moneda

Del mercado común inicial se pasó a un mercado único: las mercancías, los servicios, las personas y el capital podían moverse libremente a finales de 1992. Durante los años 90 se suprimieron los controles de pasaportes y aduaneros en la mayor parte de las fronteras internas y se hizo más fácil para la gente desplazarse por Europa.

También en 1992 la UE decidió embarcarse en una unión económica y monetaria (UEM), que supondría la introducción de una moneda europea única gestionada por un Banco Central Europeo. La moneda única (el euro) se hizo realidad el 1 de enero de 2002, cuando los billetes y monedas reemplazaron a los nacionales en 12 de los 15 países de la Unión (Bélgica, Alemania, Grecia, España, Francia, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Países Bajos, Austria, Portugal y Finlandia). En los billetes de euro se reproduce la bandera europea.

LA BANDERA EUROPEA

1. Significado oficial

Según la página oficial del a Unión Europea el círculo de estrellas doradas representa la solidaridad y la armonía entre los pueblos de Europa.

Se reconoce que el número de estrellas no tiene nada que ver con el número de Estados miembros: hay doce estrellas porque el número doce es tradicionalmente el símbolo de la perfección, lo completo y la unidad. Por lo tanto, la bandera no cambia con las ampliaciones de la UE.

Se dice también que, en distintas tradiciones, doce es un número simbólico que representa la integridad aunque también es, por supuesto, el número de meses del año y el número de horas que aparecen en la cara del reloj. Y que el círculo es, entre otras cosas, un símbolo de unidad.

2. Origen cristiano

Eso está bien aunque es insuficiente. Partimos aquí de la síntesis realizada por el conocido periodista italiano Vittorio Messori, (La Razón, 27 de julio de 2003) y de algunos datos de Javier Paredes, profesor titular de Historia Contemporánea de la Universidad de Alcalá (arvo.net), que han resumido lo que se difunde desde diversos foros cuando otros intentan ocultarlo o acallarlo: la bandera que ondea en todos los edificios públicos de la Unión (y el círculo de estrellas que está sobre la inicial del país en las matrículas de los coches europeos) son la invención de un diseñador que se inspiró en su ferviente devoción mariana. Estos son los hechos:
  • Concurso de ideas
    En 1949 se instituyó en Estrasburgo el primer Consejo de Europa, encargado de poner las bases de una deseada federación del continente. Al año siguiente, para justificar con alguna iniciativa su existencia, dicho Consejo convocó un concurso de ideas, abierto a todos los artistas europeos, para una bandera común.

    En la convocatoria participó Arsène Heitz, por entonces joven y poco conocido diseñador, que en la actualidad todavía mantiene plena lucidez mental, aunque ya pasa bastante de los noventa años.
  • Una devoción y una medalla
    Del cuello de Heitz, coomo de tantos otros católicos, colgaba la conocida medalla de la Milagrosa, acuñada tras las visiones de santa Catalina Labouré en París, en 1830. Esta religiosa reveló que había recibido el encargo de la Virgen misma de hacer acuñar y difundir una medalla en la que estuvieran las doce estrellas del Apocalipsis y la invocación: ¡Oh María, sin pecado concebida! Rogad por nosotros que recurrimos a ti.

    La devoción se extendió por todo el mundo católico de tal manera que dicha medalla se convirtió en uno de los objetos más difundidos, con muchos centenares de millones de unidades. Santa Bernardette Soubirous llevaba una medalla, hecha de chapa y colgada con un cordón, cuando se le apareció la Señora por primera vez, el 11 de febrero de 1858, vestida precisamente de blanco y azul.

    Los símbolos de la bandera

    “Inspirado por Dios, tuve la idea de hacer una bandera azul sobre la que destacaran las doce estrellas de la Medalla Milagrosa de Rue du Bac. De modo que la bandera de Europa es la bandera de la Madre de Jesús, que apareció en el cielo coronada de doce estrellas” (Arsène Heitz, diseñador).
    • Según esto, las estrellas se refieren a las que aparecen en el capítulo 12 del Apocalipsis: “Una gran señal apareció en el cielo: una Mujer vestida de Sol, con la Luna bajo sus pies, y una corona de doce estrellas sobre su cabeza” (Ap 12, 1).
    • Esa mujer, según la interpretación del Apocalipsis, representa al pueblo cristiano, a la Iglesia, que, para Pablo, es el cuerpo de Cristo. Esa mujer será, por tanto, la que da a luz al Mesías: por ello la tradición cristiana pronto se identifica con María la Madre de Jesús.
    • Las estrellas: adheridas al manto celeste, parecen los seres más cercanos a Dios y atestiguan la majestad del Creador, que “a cada una la llama por su nombre” (Sal 147,4). Su esplendor centelleante ha cautivado la fantasía del ser humano. Son símbolo también de la armonía cósmica creada por Dios (de ahí la corona de doce estrellas sobre la cabeza de la mujer del Apocalipsis, que alude al zodíaco).
    • Sol: las estrellas están colocadas en círculo, como un sol, que es el astro victorioso sobre la luz de la noche. La mujer también va vestida de sol...
    • Doce: en la Biblia este número simboliza, a veces, el conjunto del pueblo de Dios: las doce tribus (Mt 19,28). Doce son (Mc 10,32) y han de ser (Hch 1,21-26) los apóstoles de Jesús: el nuevo pueblo de Dios. En el Apocalipsis es símbolo de la plenitud: las doce estrellas (12,1), las doce puertas (12,12), doce más doce ancianos con vestiduras blancas (4,4), doce mil marcados de cada una de las doce tribus que adoran al cordero (7,4-10), doce nombres (los apóstoles del Cordero) grabados en las murallas de la ciudad (21,22ss); doce cosechas del árbol de la vida, “una cada mes del año” (22,2).
    • También los colores de la bandera provienen del culto: el azul del cielo y el blanco de la pureza virginal. Y es que en el diseño original, las estrellas eran de plata, y solo en un momento posterior asumieron el color del oro.
    Algunas páginas web
    Bandera de Europa (página oficial)
    http://europa.eu.int/abc/symbols/emblem/index_es.htm

    Guía gráfica del emblema europeo: descripción heráldica, simbólica, geométrica, colores, ejemplares para la reproducción...
    http://publications.eu.int/code/es/es-5000100.htm

    Historia interesante, en forma de debate, para divulgar el origen cristiano del proyecto europeísta.
    http://www.e-cristians.net/nonpraevalebunt/bandera.htm

    Crónica de una polémica sobre el origen y significado religioso de la bandera de Europa.
    http://personal5.iddeo.es/magolmo/bandera.htm
  • Inspiración religiosa
    Recientemente, Heitz ha desvelado a una revista francesa cuál fue el motivo de su inspiración. En aquellas fechas estaba leyendo la historia de las apariciones de la Virgen en la Rue du Bac de París, que hoy es conocida como la Virgen de la Medalla de la Milagrosa y, según su propio testimonio, concibió las doce estrellas en círculo sobre un fondo azul tal como las representa la iconografía tradicional de esta imagen de la Inmaculada Concepción. En principio Heitz lo tomó como una ocurrencia, entre las muchas que fluyen en la imaginación del artista; pero la idea despertó su interés, hasta el punto de convertirse en motivo de su meditación.

    Que la historia es cristiana lo admiten incluso en la web de la Federación Nacional Francesa de Libre Pensamiento, donde explican cómo se inspiró el diseñador católico Arsène Heitz: Me han pedido que diseñe la bandera de Europa. Súbitamente, me ha surgido la idea de poner las doce estrellas de la Medalla Milagrosa de Rue du Bac sobre fondo azul, el color de la Virgen Santa.

    Se refiere a la preciosa vidriera de la Catedral de Estrasburgo en la que aparece la Virgen María bajo una corona de 12 estrellas amarillas sobre fondo azul. Esta vidriera puede verse en http://e-cristians.net/nonpraevalebunt/vitrail_europe.jpg
  • Aceptación del diseño
    Heitz presentó varios proyectos. Para su sorpresa, de los 101 proyectos presentados ganó el concurso el boceto que hoy todos conocemos de las doce estrellas sobre fondo azul.

    La Comisión que componía el jurado estaba presidida por un belga de religión judía, responsable de la sala de prensa del Consejo, Paul M. G. Lèvy, que no conocía los orígenes del símbolo, pero al que probablemente le impresionaron los colores, pues el azul y el blanco (originariamente las estrellas no eran amarillas sino blancas) eran los colores de la bandera del por entonces recién constituído Estado de Israel, que había ondeado por primera vez en 1891, en Boston, en la sede de la Sociedad Educativa Israelita, y se inspiraba en el chal rayado que usan los judíos para la oración.

    Desde una perspectiva de fe -dice Messori-, es felizmente simbólica esa unión de referencias cristianas y judías. Y es que la mujer de Nazareth es la Hija de Sión por excelencia, es el vínculo de unión entre el Antiguo y el Nuevo Testamento, aquella en cuyo cuerpo se concretó la espera mesiánica. Incluso el número de estrellas parece vincular estrechamente ambos credos: doce son los hijos de Jacob y las tribus de Israel, y doce los apóstoles de Jesús. Tenemos así el judeo-cristianismo que ha construido el continente unido en una bandera.
  • Explicación posterior
    Cuando en 1955 el boceto de Heitz se adoptó oficialmente como bandera de la nueva Europa, el diseñador, para confirmar la inspiración bíblica y al mismo tiempo devocional del símbolo, consiguió introducir una tesis personal que asumió también el Consejo de Europa.

    Ante las críticas de que los Estados miembros entonces eran solo seis y no se veía la razón de que las estrellas fueran doce, Arsène Heitz consiguió convencer a los responsables del Consejo: sin revelar la fuente religiosa de su inspiración para no provocar recelos, sostuvo que el doce era, para la sabiduría antigua, un símbolo de plenitud, y que no debía cambiarse tampoco si los miembros superaban ese número. Así sucedió y así ha sido definitivamente sancionado por la nueva Constitución. Ese número de astros que, como profetiza el Apocalipsis, coronan la cabeza de la Mujer vestida de Sol no cambiará nunca.
  • Testimonio personal
    Todo lo anterior puede quedar resumido en unas declaraciones del conocido Abbé Pierre: Me encontraba casualmente ante el Carmelo de Lisieux. Un señor me abordó y me dijo: “Se me ha encargado diseñar la bandera de Europa. Inspirado por Dios he concebido una bandera azul sobre la que destacan las doce estrellas de la Medalla Milagrosa de la Rue du Bac (La Casa de los Lazaristas de París). Así pues, la bandera de Europa es la bandera de Nuestra Señora: fondo azul, doce estrellas. Le digo esto, Padre, porque veo que usted lleva en su pecho la Cruz del Ejército Azul (la Legión de María). La bandera de Europa ha sido la más oficialmente adoptada del mundo. Todas las naciones de Europa votaron. Los ingleses dudaban. Nadie sabía de dónde venía esta idea: fondo azul, doce estrellas. Al final, todo el mundo firmó”. Esto contaba el diseñador de la bandera, hombre profundamente cristiano y que estaba como loco de alegría.
  • El día de la Inmaculada
    Otra casualidad religiosa: la sesión solemne durante la que se adoptó la bandera se celebró en 1955, en un día que no se escogió aposta, sino que vino determinado por las agendas de los Jefes de Estado. Pero hete aquí que aquel era un 8 de diciembre, día en que la Iglesia celebra la fiesta de la Inmaculada Concepción, esa realidad de fe prefigurada por la medalla que inspiró la bandera.

    No es eso todo. Según reconoce un articulista librepensador francés, se sabe también que Robert Schuman y Konrad Adenauer rezaron juntos en la catedral de Estrasburgo ante la imagen de la Virgen Inmaculada, coronada con doce estrellas, antes de defender el proyecto ante el Consejo de Europa.

    El proyecto se aprobó el día de la Inmaculada y la bandera de Europa flameó por primera vez el 21 de octubre de 1956 en un edificio público: en la catedral de Estrasburgo.

    Toda la historia se puede leer, en forma de debate, en http://www.e-cristians.net/nonpraevalebunt/bandera.htm. ¡Una historia interesante para divulgar el origen cristiano del proyecto europeísta!


El decálogo para Europa

Decálogo elaborado por Jesús de las Heras, en el que se resumen las propuestas de Juan Pablo II para la construcción de la nueva Europa al hilo de la exhortación postsinodal Eccesia in Europa. Está centrado en La construcción europea y la herencia cristiana.
  1. Europa, en su historia y en su presente, está amplia y profundamente penetrada del cristianismo. La fe cristiana ha plasmado la cultura europea haciendo un “todo uno” con su historia y, a pesar de las doloras divisiones entre Oriente y Occidente, el cristianismo es la religión de todos los europeos.
  2. Los valores que propugna el evangelio contribuirán a construir la Europa del espíritu, la Europa de la esperanza. De ahí, que la Unión Europea no tendría solidez si queda reducida solo a la dimensión geográfica y económica, pues ha de consistir sobre todo en una concordia sobre los valores.
  3. La inspiración cristiana puede transformar la integración política, cultural y económica en una convivencia en la cual todos los europeos se sientan en su propia casa y formen una familia de naciones, modelo para otras regiones del mundo.
  4. Las raíces cristianas son para Europa la principal garantía de su futuro. Ignorar, olvidar, ocultar la herencia cristiana en Europa es una injusticia, un agravio, un profundo empobrecimiento que tarde o temprano pasará su factura.
  5. De ahí que en la Constitución Europea debería figurar la referencia al patrimonio religioso y particularmente cristiano y que se respeten y reconozcan sus derechos.
  6. En el presente contexto impregnado de laicismo, materialismo y consumismo, la Iglesia ha de ser testimonio coherente de la dimensión trascendente de la existencia humana.
  7. Europa debe proseguir en su defensa y promoción de la inviolable dignidad de toda persona humana, en su entero ciclo vital y en su totalidad de derechos inalienables.
  8. La Europa del futuro será la Europa del amor y servicio preferencial y permanente hacia los pobres y necesitados, la Europa que promueva la cultura de la solidaridad.
  9. Los fundamentos sobre los que se ha de levantar la Europa unida de la diversidad serán la acogida, el respeto, la escucha, el diálogo, la fraternidad.
  10. Por todo ello, “no temas, Europa. El evangelio no está contra ti, sino a tu favor. En el Evangelio, que es Jesús, encontrarás la esperanza firme y duradera a la que aspiras”.

1 comentario:

Rodolfo Plata dijo...

LAS RAICES CRISTIANAS DE EUROPA LAICA: En las provincias greco romanas, el cristianismo se inició como un movimiento laico. La Epístola apócrifa de los Hechos de Felipe, expone al cristianismo como continuación de la educación en los valores de la paideia griega, que tenía como propósito educar a la juventud en la virtud (desarrollo de la espiritualidad) y la sabiduría (cuidado de la verdad), mediante la práctica continua de ejercicios espirituales (cultivo de sí), a efecto de prevenir y curar las enfermedades del alma. El educador utilizando el discurso filosófico, más que informar trataba de inducir transformaciones buenas y convenientes para si mismo y la sociedad, motivando a los jóvenes a practicar las virtudes opuestas a los defectos encontrados en el fondo del alma, a efecto de adquirir el perfil de humanidad perfecta (cero defectos). El apóstol Felipe introdujo en los ejercicios espirituales la paideia de Cristo a fin de alcanzar la trascendencia humana (patente en Cristo) y la sociedad perfecta (Reino de Dios). A partir de entonces, los pueblos helénicos tomando a Cristo como ejemplo de lo que es la trascendencia humana, lo siguieron no como Dios, sino como hombre, a fin de alcanzar los fines de la paideia (la supra humanidad); por ello lucharon por helenizar el cristianismo estructurando la fe conforme a la razón. Tarea a la que se avocaron: San Basilio, San Gregorio, San Agustín y San Clemente de Alejandría (utilizando el pensamiento de los filósofos greco romanos: Aristóteles, Cicerón, Diógenes, Isócrates, Platón, Séneca, Sócrates, Marco Aurelio,,,). Lo cual propició el choque entre culturas ante la oposición radical e intransigente de los príncipes de la sinagoga al uso de la razón en cuestiones sagradas tendente a evitar que se helenizara el cristianismo y se criticara el profetismo judío para mantenerlo sujeto a la Sinagoga. Desde entonces el talón de Aquiles de la doctrina de la Iglesia ha sido el profetismo judío y el fideísmo bíblico, al abrogar la enseñanza sobre el uso de la razón en cuestiones de fe que Cristo había revelado metafóricamente al ciego de nacimiento (Jn IX, 39), para hacer un juicio justo de nuestras creencias a fin de encontrar la verdad que nos liberara de las falsas certezas de la fe que nos mantienen ciegos__ Provocando en los pueblos cristianos la estulticia generalizada y la entronización del oscurantismo, al olvidar las raíces helenistas de nuestra cultura; lo cual ha convertido las Iglesias en sinagogas, los sacerdotes en rabinos, los cristianos en siervos del gobierno mundial judío, y el judeo cristianismo en religión basura. Así el movimiento cristiano dejó de ser laico y dejó de perseguir los fines últimos de la educación en la paideia; y por ello, no hemos alcanzado la sociedad perfecta ni la trascendencia humana. P Hadot: Ejercicios Espirituales y Filosofía Antigua. Ed. Siruela. http://www.scribd.com/doc/33094675/BREVE-JUICIO-SUMARIO-AL-JUDEO-CRISTIANISMO-EN-DEFENSA-DEL-ESTADO-LA-IGLESIA-Y-LA-SOCIEDAD